Ataduras

4Haré una declaración que los puristas calificarán de “escandalosa”, ya que todos sabemos que hay ciertos sectores que no admiten nada que se salga de sus “normas inamovibles”, pero yo no me caracterizo por tener reparos en decir las cosas tal y como las pienso o siento precisamente, ¿verdad? 😉

Me encantan las inmovilizaciones (tengo restricciones de todo tipo en cuero y metal), pero el bondage con cuerdas, a pesar de que reconozco que hay verdaderos artistas en la materia, no es lo mío.

Puedo usar cuerdas para ataduras básicas, nudos elementales que cumplen su función o incluso divertidos predicament bondages (ataduras que mantienen al esclavo en incómodas posturas teniendo que hacer equilibrios e ir cambiando la distribución de su peso dentro de las pocas posibilidades de hacerlo que las propias ataduras le permiten) y hasta efectivos bondages genitales, pero, aunque hay verdaderas obras de arte en cuerdas, yo no soy muy practicante de bondage, kinbaku y shibari.

Hacer una suspensión con cuerdas, por ejemplo, requiere no sólo práctica sino también un conocimiento considerable del modo de colocar dichas cuerdas y distribuir el peso y densidad corporal del esclavo de modo que no le cause un daño irreparable o secuelas físicas importantes y, aunque alguna que otra sí he hecho, prefiero echar mano de mis preciosos juguetes en cuero y metal con los que inmovilizo en cuestión de segundos (y que puedo retirar en cuestión de segundos en caso necesario), que dan muchísimo juego y con los que puedo hacer desde suspensiones a inmovilizar en el suelo, en vertical o del modo que prefiera (incluyendo cruz, potro, cepo… ).

Admiro la paciencia de algunos que encuentran placer en realizar ataduras que llevan horas de elaboración (y con resultados realmente bonitos), pero no es algo que yo disfrute especialmente, prefiero dedicar todo ese tiempo a otros menesteres 😉

(Visited 278 times, 1 visits today)

Tal vez también te interese

Esta entrada fue publicada en bondage, CruelDama, Dominación Femenina, Estilo de vida FemDom, FemDom y etiquetada , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Ataduras

  1. Pues yo me siento atado y bien atado a sus “anormales practicas”.
    Cuando noto cerca su tentador cuerpo me captura su presencia.
    Cuando me taladra con su mirada inquisitiva me noto inmovilizado.
    Cuando sus sensuales labios veo, me hipnotiza sin remedio.
    Cuando sus imprevisibles juegos practica, mi voluntad esta atrapada.
    Cuando es imponente Diosa o seductora Diabla, me siento sometido.
    ¿Que enreda mas?… la atadura física o la psíquica…

  2. Otra coincidencia entre Nosotras. Yo también considero que el bondage de cuerdas requiere demasiado trabajo y atención. El atado no hace nada, todo la responsabilidad es para la atadora.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *