Baja de la nube

Y siempre lo mismo… Vamos a ver: es maravilloso soñar y fantasear con nuestros deseos, imaginarnos esas escenas deseadas y dejar volar la mente hacia esas situaciones anheladas. Soñar es muy sano.

Pero si te diriges a mi, ven con los pies en el suelo, con tu realidad y la humildad de lo que de verdad eres, no con la película de lo que podrías ser.

Yo puedo comprender la excitación que te produce contarme cómo sería tu vida ideal, pero no soy ninguna jovencita a la que puedes engañar con milongas para conseguir tus propósitos (que la mayoría de las veces, esos propósitos no son otros que llegar a una conversación morbosilla para entregarte a tus prácticas onanistas).

Mastúrbate todo cuanto desees, incluso hasta despellejar tus genitales, pero no pretendas que pierda mi tiempo, porque lo único que conseguirás es que te ignore.

Sé que muchos celebráis mis fotos, pero eso, lejos de molestarme, me hace sonreír. Sois tan predecibles… 😀

El que de verdad desea servirme, el que quiere conocerme, omite toda esa palabrería que comienza por “quiero, deseo”. ¿Aún no has comprendido que en el mundo de CruelDama lo que tu quieres o deseas es secundario? Tu felicidad será hacerme feliz a mi. Y si no lo es… sigue mirando mis fotos y fantaseando, es todo lo que conseguirás 😉

(Visited 69 times, 1 visits today)

Tal vez también te interese

Esta entrada fue publicada en Blog FemDom, CruelDama, Dominación Femenina, Dominación financiera, Estilo de vida FemDom, FemDom, Filosofía FemDom y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Baja de la nube

  1. Para mí, en femdom el unico deseo valido es el de la Dama dominante. peroe stamos en tiempos de BDSM progresista en donde el sumiso es un ser con derechos que debe ser “protegido” de supuestos abusos y tiene derechos a revclamar la parte del pastel que cree que le corresponde.

    Así estamos rodeadas por un ambiente BDSM legislado por varones supuestamente dominantes que instruyen a los supuestos sumisos sobre sus derechos que no son mas que los mismos derechos que sus supuestas sumisas les cobran en caja a cambio de su famosa “entrega”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *