Collares de prueba

232En FemDom y BDSM existe muchísima elasticidad, pocas cosas hay cuadriculadas y herméticas. Aquí vendría la consabida frase “cada persona es un mundo” que, por cierto, si nos atenemos a dicha frase, jamás crearíamos debate. A veces hay que generalizar para exponer hechos o circunstancias, de lo contrario sellaríamos cualquier pregunta con esas palabras como contestación.

Y, como este es mi blog, aquí expongo mis opiniones y mis maneras de hacer. Hay otras muy respetables y algunas completamente opuestas, pero estás en el blog de CruelDama, así que… 😀

Hay quienes se sorprenden cuando afirmo que no creo en los collares de prueba. Sí existe un período de adaptación mutua, en el que me tomo un tiempo para conocer al aspirante a servirme y en el que el potencial siervo me conoce. En esta etapa comprobamos si existe afinidad y si surge esa magia imprescindible para la confianza y la complicidad, que serán las bases de la relación.

Si decido conceder mi collar, lo hago cuando lo considero oportuno, que tampoco hay un tiempo prefijado para el período de adaptación. Con unos las cosas van despacio y con otros esa “magia” es palpable desde el principio.

Pero ¿un collar de prueba? O impongo un collar o no lo impongo. Cuando lo concedo es porque estoy segura de que deseo a ese esclavo para mi, de lo contrario jamás lo haré, ni alentaré al sumiso a seguir “probando”.

¿Es que cuando un sumiso que portaba un collar de prueba y al fin consigue el collar de propiedad de su Ama ya no tiene que seguir esforzándose cada día?

No creo en estas cosas. Mi collar significa sacrificio por y para mi. Superado el tiempo de adaptación, su meta es servirme del mejor modo (con empujoncitos por mi parte), pero no por haber conseguido mi collar, sino porque realmente es lo que desea hacer y porque tiene la convicción de saberme su Dueña.

(Visited 128 times, 1 visits today)

Tal vez también te interese

Esta entrada fue publicada en Blog FemDom, collar, CruelDama, Dominación Femenina, Dominación financiera, Estilo de vida FemDom, FemDom, Filosofía FemDom y etiquetada , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a Collares de prueba

  1. criadosumiso dijo:

    Gran verdad , un esclavo debe de estar esforzándose a diario y cada día más y más para que su Ama sea servida de modo apropiado y buscando en cada momento el confort total de su Dueña y Señora . Entiendo que nunca se llega a la perfección en el aprendizaje y que solo el sacrificio continuado y el auténtico deseo de servir son los que hacen que se sea o no un buen esclavo. Pertenecer a un Ama es la sublimación del sentir de un buen esclavo. Quedo a sus pies

  2. maid juani dijo:

    El collar es un simbolo de pertenecer a Tu Ama como perr@ verdad,donde y quien lo compra si tiene Dueña?
    y al ir a un evento para tenerla es necesario llevar un@ la placa de perr@ que es para que l@s dominantes lo sepan?

  3. Anonymous dijo:

    Sobre esto que comentas (como con muchas otras cosas) no tengo la suficiente experiencia como para tener una opinión fundada, lo cual lo hace interesante de leer por supuesto.

    En mi caso lo poco que he tenido ha surgido de una forma muy espontanea, casi sin querer, por mi parte y por la otra, (o a lo mejor es que me manipularon y no lo se ��).

    Interesante, supongo que cuando eres el premio desde el primer momento la dominación es mas efectiva, aunque se pierde un poco la magia de la incertidumbre de la seducción no?,

    Ademas, quizás sea mas conveniente un periodo de conocimiento mutuo antes de dejarte dominar sin que haya un propósito claro mas allá de conocerse, puesto que ese mismo propósito ya mediatiza las cosas y no permite que se te vea en toda tu dimensión. Pero ojo, que esto es solo es una reflexión y una pregunta al aire, que puedo estar completamente equivocado.

    Como ya dije antes muy interesante el blog. Las cuestiones que planteo son un poco sesudas, así que si no tiene respuesta lo comprenderé :-).

    Un saludo.

    elnavegante

  4. Anonymous dijo:

    Cachis se me olvida firmar. elnavegante (y lo que no es, es tono de provocación)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *