De sumisión a esclavitud

Imagen 013El adiestramiento de un nuevo esclavo siempre es una tarea ardua que requiere mucha paciencia y esfuerzo. Por más sumiso que sea el nuevo esclavo, siempre hay cierta parte de resistencia rebelde a la entrega total.

El proceso es complicado, existen infinidad de obstáculos, ya sea por reticencia del propio perro a cambiar situaciones a las que se ha habituado tras años de ausencia de collar, o incluso en ocasiones su  propio entusiasmo y ansiedad de servir, que entonces hay que estar frenándolo y dando tirones a la correa para llamar al orden.

Ninguno es igual a los demás, algunos aprenden rápido y se amoldan rápidamente a su nuevo status y otros son tan lentos que aburre su tozudez.

Con cada uno hay un desgaste considerable de energía para guiarlos en la dirección correcta. Unos pretenden llevar la batuta solapadamente con manipulaciones encubiertas y otros pretenden guardarse parcelas de su vida donde sólo ellos tienen acceso. Conseguir tirar todas esas barreras requiere de una labor psicológica continuada importante.

Claro que una vez lograda la doma, es muy gratificante observar el gran cambio de actitud y comportamiento.

(Visited 103 times, 1 visits today)

Tal vez también te interese

Esta entrada fue publicada en CruelDama, Dominación Femenina, Dominación financiera, esclavos, Estilo de vida FemDom, FemDom, Filosofía FemDom y etiquetada , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a De sumisión a esclavitud

  1. Fanny dijo:

    Muy buen comentario como siempre Sra (yo hablo por mi) la verdad es que como sumisa se que estoy ahí pero como esclava me tendría que aplicar bastante pues es un escalón al cual me gustaría llegar pero se que me queda un tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *