Ese placer llamado Dominación

41Leyendo por ahí, cualquiera diría que aceptar un nuevo esclavo es tan fácil como ceñirle un collar y sentarse a que nos lo den todo hecho. Y no es así.

El adiestramiento de un nuevo siervo requiere mucha paciencia y esfuerzo. Por ambas partes.

Se presupone una base de sumisión y disposición, lógicamente, pero hay parcelas que es nuestra labor hacer nuestras (siempre que realmente estemos interesadas en dicho siervo), así como tomarnos la molestia de educarlo a nuestra conveniencia. Lo de decirle que es nuestro perro y dar por hecho que sabrá hacer las cosas porque es su deber sólo desemboca en fracaso.

Y, como ninguno es un clon de los demás, sino que todos son diferentes, unos tienden a demostrar cierta solapada reticencia a abandonar situaciones en las que se sienten cómodos guardándose sus parcelitas de libertad y a otros hay que estar frenándolos porque vienen con la urgencia de vivirlo todo en un día. Unos aprenden rápido y otros son desesperadamente lentos.

Pero todo el desgaste de energía y la labor de salvar obstáculos y tirar barreras se dan por bien empleados cuando los cambios de actitud y comportamiento son evidentes.

(Visited 67 times, 1 visits today)

Tal vez también te interese

Esta entrada fue publicada en Blog FemDom, CruelDama, Dominación Femenina, Dominación financiera, esclavos, Estilo de vida FemDom, FemDom y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *