Premios del esclavo

cbtNo sólo castigos y correctivos forman parte de la educación de un esclavo. A veces hay que reforzar su entrega manteniendo su deseo y pasión por mi. Con simples gestos cotidianos, que yo disfruto y para ellos constituyen pequeñas muestras de atención, consigo premiar un comportamiento o esfuerzo y, a la vez, motivar al esclavo en su constante aprendizaje.

Hacerle besar mis manos, dedos, pies o cualquier otra parte de mi cuerpo, son obviamente regalos que derivan en su humillación y despiertan la erótica del poder.

Fomentar su fetichismo permitiéndole adorar mi calzado, ropa interior, medias, etc., otorga una carga erótica y un poder superior a los objetos del Ama.

Usar su lengua para limpiar botas, ropa, complementos, jueguetes de tortura o mi cuerpo, despierta su deseo.

Morder sus labios o lengua es una muestra de cariño y capta completamente su atención.

Escupir un chicle u otra chuchería en el suelo y que él lo recoja con la boca es un premio vejatorio, y más humillante si además lo piso y tiene que despegarlo con los dientes de la suela de mi calzado.

Violar su boca con el tacón, a veces de forma agresiva, coloca a cada uno de los miembros de la relación FemDom a su nivel y altura. Cosa que ambos disfrutamos.

Interrumpir las obligaciones del atareado esclavo para, durante un rato, convertirle en cosa (escabel, sillón, mesa, etc.), somete su mente a su Dueña y desea seguir siendo explotado.

Mientras friega los platos, hace la comida u otra tarea, me puedo acercar por detrás y acariciar/agredir sus lugares más íntimos, tentando su deseo y apropiándome de su voluntad servicial.

Puede hacer gimnasia conmigo apoyada o sentada en su cuerpo, obligándole a alcanzar mis pies, glúteos o lo que me apetezca que alcance.

Adornar su cuerpo con mi ropa interior y un anillo, cuerda o cinturón en los testículos o marcarlo con un mensaje (esclavo de CruelDama, propiedad de CruelDama, etc.), reduce su resistencia y fomenta su esfuerzo.

Un azote al pasar, un pellizco en los pezones, una bofetada para activar el flujo sanguíneo o una presión en los testículos son preciosas señales de aprecio.

Escupir en su boca o cuerpo es el néctar íntimo que se le concede cuando lo merece.

Una lluvia dorada en su boca o en su cuerpo es algo que muchos anhelan y, para mi, una de mis marcas de propiedad.

¿Qué haríamos sin todos estos innumerables momentos de diversión (premios y castigos incluidos)? 😀

(Visited 322 times, 1 visits today)

Tal vez también te interese

Esta entrada fue publicada en Blog FemDom, CruelDama, Dominación Femenina, Dominación financiera, esclavos, Estilo de vida FemDom, FemDom, fetichismo, Filosofía FemDom y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *