Torturando a un esclavo

Os dejo un pequeño regalo en forma de videoclip. Me he tomado la molestia de subirlo a una plataforma para adultos para que todos podáis ver un poquito del comienzo de una sesión que duró toda la noche en la mazmorra.

Aquí podréis ver tortura de pezones con afiladas pinzas japonesas, prensa testicular, inmovilizaciones y, aunque no se aprecia al quedar yo de espaldas, mi cara de satisfacción ante los gritos era épica 😀

La imagen no quedó demasiado nítida y la iluminación no era la más adecuada, pero era mi primer videoclip y todavía no tenía en cuenta esos detalles que marcan la diferencia.

El esclavo que tuvo el privilegio de degustar mis torturas ya no me pertenece, sin embargo estas y otras escenas se quedan en nuestro recuerdo.

Existen dos partes más de ese clip, aunque estos 5 minutos del comienzo de una tortura servirán para que muchos de vosotros saciéis vuestra curiosidad de verme comenzando la acción. Y, el que se quede con ganas de ver más, sólo tiene que ir a mis estudios de KinkBomb o Clips4Sale y descargarse todo lo que quiera.

(Visited 1.823 times, 1 visits today)

Tal vez también te interese

Esta entrada fue publicada en Blog FemDom, CruelDama, Dominación Femenina, Dominación financiera, esclavos, Estilo de vida FemDom, FemDom, fetichismo, Filosofía FemDom, sadismo, sado psicológico, sissy maid, tortura, videoclips FemDom y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Torturando a un esclavo

  1. limpiabotas dijo:

    Me atrevo a intervenir, porque la esplendida labor divulgativa del FemDom realizada por CruelDama, merece que los sumís que hemos disfrutado de alguna sesión con la Diosa-Diabla, aportemos la visión del torturado.
    También yo soy ex-slave de CruelDama y como todos los sumís, buscaba una Domina para gozar. Había tenido relaciones con Dominas profesionales y amateurs que me decepcionaron, hasta que un día navegando por internet encontré un blog que hizo renacer mi motivación.
    El recorrido hasta lograr una sesión privada con CruelDama fue subyugador y apasionante. Para conocerla tuve que superar una serie de pruebas que encendieron mi libido sumisa, prendieron mis dudas mentales y calentaron mi imaginación… Al verla, mi corazón se encabrito, su provocadora actitud me volvió loco, reconocer a una Domina autentica convirtió mi admiración en devoción y mi dependencia emocional, evidente.
    El sumí debe vivir cada encuentro con CruelDama, como una sesión y apreciar el tiempo que le concede como un privilegio. Ella pondrá la música con la que debemos bailar, marcara el ritmo al que danzamos y elegirá un vestuario tan sexy que solo te sentirás digno desnudo de cuerpo-mente, a sus pies, orgulloso si te utiliza, dispuesto a superar tus limites y resistente a cualquier tortura de la Sádica mas empática que yo he conocido.
    La tortura con CruelDama es mental y física, es en la vida real y en sesión, en publico vestido o en privado desnudo, cuando la ves tan atractiva e inalcanzable, como tentadora e intocable, cuando te limita la adoración o te impone un rol pasivo, si la sientes cerca y pasa de ti o sueñas con Ella sin atreverte a verla, si te corrige mediante señal, palabra o bofetada merecida, si te instruye azotándote, pateándote o castigándote, si desconfía de ti poniéndote un cinturón de castidad o utilizando un bondage para inmovilizarte como desea, si no resistes lo suficiente cuando te fustiga por capricho o para domarte, etc.
    Nunca me considere masoquista antes de someterme a CruelDama y apreciar su gozo en el rostro al entregarla mi sufrimiento. Mi comportamiento tenía siempre un premio o un castigo, inmediato o en sesión, incluso si soportaba el castigo con estoicismo, los premios de la Diosa-Diabla me llevaban al nirvana.
    Un Slave de CruelDama es feliz por satisfacer o entretener a su Dueña en sesión y siente un orgullo orgasmico cuando es causa de su alegria o goza.
    Siento haber retrasado tanto mi participación.
    El video?… Morboso como era de esperar de su propietaria,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *